Dec 152008
 
   El jurado de estos premios Templeton lo forman científicos, filósofos y teólogos de reconocido prestigio, representantes de las diferentes religiones mundiales, y algunos de sus componentes de las últimas ediciones incluyen el biólogo Francis Collins, líder del Proyecto Genoma Humano o el físico de partículas Walter Thirring, antiguo director del departamento de física teórica del CERN.    Una mirada sucinta a los ganadores de ediciones previas del Premio Templeton nos muestra la enorme calidad científica de los premiados, caracterizados por una mirada abierta en las relaciones del conocimiento científico con otras dimensiones del conocimiento humano. Los ganadores incluyen el cosmólogo J. Barrow, famoso divulgador y uno de los autores del libro “El principio antrópico cosmológico”, Charles Townes, uno de los inventores de láser, el cosmólogo George Ellis, el físico teórico Freeman Dyson o el conocido cosmólogo y divulgador Paul Davies. Y esto solamente sin ir más lejos de 1995! Podemos entender por que este premio está tan bien considerado! Todos los premiados han abordado temas profundos de la existencia humana, como el sentido de la vida o las interacciones entre ciencia y otras dimensiones del conocimiento como la fe religiosa, siempre con la seriedad y la exhaustividad que por otra parte caracteriza el trabajo de los grandes científicos.El señor Templeton, recientemente fallecido, fue un inversor exitoso del tipo filántropo, que tanto abundan en Estados Unidos y tan poco en Europa. Su teoría fue que podría dedicar parte del dinero ganado a mejorar el mundo. Esto es, que la motivación detrás de este premio es que la investigación en realidades espirituales puede llevar a la humanidad tantas ventajas como la investigación en otros campos ya le ha traído.Es interesante recorrer la amplia variedad de temas de investigación que han sido estudiados por  el Dr. Heller, un polifacético científico y filósofo, cuyos trabajos fueron realizados la mayor parte del tiempo bajo la intensa represión que caracterizaba el mundo académico de los países comunistas con anterioridad a la caída del Telón. El Dr. Heller, profesor en la facultad de Filosofía de la Academia Pontificia de Teología en Cracovia, ha estudiado algunas de las preguntas fundamentales que siempre se ha planteado el hombre, como si el Universo necesita tener una causa, tanto desde sus vertientes físicas y cosmológicas como a partir de sus implicaciones filosóficas y teológicas, respetando en todo caso las respectivas metodologías de cada disciplina implicada. El rector de la Jagellonian University de Cracovia, comentando la nominación de Heller, afirmaba que su posición única como científico creativo y reflexivo hombre de religión permiten a la ciencia acercarse al sentido del misterio trascendente. Como para tantos otros científicos creyentes, para Heller la estructura matemática de la realidad y el sorprendente hecho que los hombres puedan comprenderla constituye una evidencia circunstancial sobre la existencia de Dios.

Es fácil comprobar su prolífica producción científica. Hoy en día, casi todo el trabajo de un físico teórico se encuentra en la base SPIRES, donde uno puede por ejemplo pedir los artículos de tal o cual autor sobre tal tema en tal año. Si introducimos su nombre en esta base de datos encontramos un buen número artículos, sobre temas tan variados como la teoría de cuerdas, relatividad general, cosmología, teorías de gran unificación o temas límite entre la física teórica y la cosmología como la emergencia del tiempo en modelos de gravedad cuántica.

La biografía de Michal Heller nos muestra a un hombre completamente apasionado por la verdad, conocedor que esta se manifiesta en múltiples dimensiones de la realidad, y que cada una de estas dimensiones requiere un método diferente, que al mismo tiempo forma parte de una única racionalidad humana. Algunos hombres excepcionales son capaces de abrazar todas estas dimensiones de manera simultanea, y el Dr. Heller es uno de estos.